¿Contenidos? ¿Qué eso? Te lo contamos todo

En Nomlogo siempre hablamos de la importancia de la IA a la hora de desarrollar un sitio web. A veces quizás parezca un poco repetitivo, pero es que este concepto es central en el desempeño de cualquier sitio hoy en día. Esto toca a todos los aspectos pertinentes, pero, mientras más evolucionan los robots de los motores de búsqueda, más influye la inteligencia artificial en la creación de contenidos.

Una de las principales razones para usar un diseño web WordPress para tu estrategia de marketing digital es la capacidad que este CMS ofrece a la hora de posicionar tu marca en los principales buscadores. Pero para conseguir este objetivo, tienes que crear contenidos de manera periódica que gusten al robot de Google, el cual emplea una gran variedad de parámetros a la hora de considerar el valor de los mismos.

La IA y los contenidos ¿amigos o enemigos?

Después de leer gran cantidad de artículos, uno termina pensando que la IA de los buscadores es nuestro enemigo, una especie de Skynet que intenta enviar nuestra web al rincón más remoto de los resultados de las búsquedas orgánicas. Sin embargo, nada más alejado de eso, es en realidad una red neuronal que aprende constantemente de las búsquedas y las webs que analiza para saber cuáles de estás son las que mejor responden a las intenciones de búsqueda de los usuarios.

Google nos ofrece una guía de lineamientos que podemos seguir para crear contenidos que agraden a esta inteligencia artificial. Es un artículo largo de leer, pero al final se puede deducir una sencilla conclusión: si tienes que elegir entre el SEO y el usuario, siempre debe ganar el segundo. Es por esto que aquellos tutoriales que hablaban sobre densidad de palabras clave y “trucos para posicionarse rápidamente en las SERP’s han quedado completamente obsoletos.

Sí, el uso de palabras clave es un factor que todavía tiene peso, pero hoy en día lo que más gusta a los buscadores es lo que se llama palabras clave semánticas. Con esto nos referimos no sólo a usar el término específico que los usuarios emplean para encontrar aquello que les interesa, sino también a buscar palabras relacionadas.

La calidad del contenido siempre debe primar ante todo, debe ser un texto de lectura ligera, con el que el usuario se identifique rápidamente. El contenido debe ofrecer información, sin palabras de relleno. Es mejor tener un artículo de 500 palabras que responda a la consulta del usuario de manera rápida y directa que tener 1000 palabras que no dicen absolutamente nada.

Cómo crear buenos contenidos

En Nomlogo siempre tratamos de dejar en claro que nosotros no buscamos decirte cómo hacer tu web, sólo brindamos información valiosa que te ayudará a encontrar tu propio camino. Está guía está pensada para que encuentres tu propia voz y tu propio método. Usar fórmulas presentes en otros sitios web hará que tu sitio no destaque, en cambio, encontrar una línea editorial única hará que los usuarios recuerden tu web y quieran volver. Hará más fácil que los mismos lean el artículo hasta el final y no se vayan a la mitad.

Teniendo presente todo lo anterior, aquí te ofrezco una lista de parámetros que todo creador de contenidos debe tener en cuenta. Esto te servirá no sólo si quieres hacer tus propias publicaciones, sino también, junto con nuestra guía de consejos para diseño web WordPress para diseñar una línea editorial en caso de que quieras contratar a un redactor. Es muy importante que todo profesional que contrates pueda entender de manera precisa lo que tu web necesita.

La importancia del primer párrafo

Si hay un solo elemento clave que es importante en cualquier tipo de contenidos y que está dentro de los parámetros de lo que Google considera un contenido de calidad, eso es el primer párrafo de tu artículo. Debes poner especial atención en esta parte del texto, ya que debe responder a la solicitud del usuario claramente, debe seguir ciertos patrones y debe, a su vez, captar la atención para que siga párrafo a párrafo lo que estás diciendo.

El primer párrafo debe contener en su primera línea la respuesta a lo que tu público está buscando. También es bueno que en el primer párrafo haya un enlace externo a un sitio de autoridad que respalde el tema que estás tratando y amplíe la información que estás ofreciendo. También puedes añadir un enlace a otra página de tu web para favorecer el enlazado interno y así mejorar tus posibilidades de rankear en los primeros puestos.

Otro punto importante es que sitúes la palabra clave principal en la primera línea del primer párrafo, así el robot sabrá inmediatamente de qué estás hablando. También el usuario se verá más atraído por el texto si ve que vas directo al grano. Recuerda que ahora hay miles de sitios trtando de hacer lo mismo, debes darle al usuario exactamente lo que está buscando, rápido y fácil.

No debe preocuparte que el usuario se vaya tras ver la respuesta a su pregunta nada más empezar a leer, un texto bien desarrollado mantendrá al lector atrapado.

Cómo evitar el rebote

El rebote es el término que se usa en internet para referirse al tiempo que tarde el usuario en saltar de tu web a otra diferente. Google se toma muy en serio el rebote, al punto de que es uno de los factores fundamentales para el SEO y una de las métricas que puedes consultar en herramientas como Google Search Console.

Lo primero para evitar el rebote será, como ya mencioné, colocar el texto justo y necesario, ni más, ni menos. Si tienes información suficiente para un texto de 1000 palabras ¡genial! Pero si apenas puedes llegar a las 500, mejor hacer un artículo más breve. Jamás uses palabras de relleno, esto hará que no pasen del primer párrafo. Ahora, si tienes información para 5000 palabras, lo mejor sería que dividas el texto en diferentes temas principales y crear varios artículos diferentes. Demasiadas palabras pueden espantar a los lectores casuales.

Algo esencial a la hora de evitar el rebote es cuidar muchísimo la ortografía y la gramática. Un texto mal redactado tendrá un efecto negativo en tu SEO y en la seriedad con la que te muestras a los clientes. Los errores de tipeo tampoco son una opción. Recuerda que para escribir un buen contenido debes ponerte en la piel de tu público objetivo ¿te gustaría leer un texto lleno de errores?

Los encabezados

Los encabezados, normalmente conocidos como H1 (título principal), H2, H3, etc. (subtítulos) son otros de los puntos centrales en el posicionamiento SEO. No sólo facilitan la lectura al usuario, sino que indican al robot del buscador los temas que se tratan en el artículo. Usa encabezados claros y concisos, que describan exactamente de qué estás hablando. Siempre es bueno colocar alguna palabra clave en tus encabezados.

Las keywords semánticas

Como ya, mencioné, las palabras clave semánticas o keywords relacionadas son aquellas que tienen que ver con la keyword principal. Podría decirse que son sinónimos, aunque no necesariamente tiene que ser una palabra. Deben estar perfectamente relacionadas al tópico y a la palabra clave principal.

Hoy tenemos varias herramientas que sirven para buscar palabras clave relacionadas: Google Keyword Planner, Google Search Console o Ubersuggest son algunas de las más populares y efectivas para este fin. Esto no sólo favorecerá al puntaje que el robot asigne a tu web, también te servirá para generar más fluidez en la lectura y hasta te serán de gran ayuda para seguir adelante con el texto sin que se torne repetitivo.

Lectura y revisión

El trabajo del redactor ha cambiado poco con el tiempo. Todo buen escritor sabe que su oficio se nutre de la lectura, y como creador de contenidos, esta actividad va a ocupar buena parte de tu tiempo. No dudes en tomarte el tiempo que necesites para investigar un nuevo tópico. No obstante, no hay que caer en la trampa del exceso de investigación. Siempre deberías tratar temas que te interesen y que disfrutes escribir, temas que domines y te sean fácil es de explicar. Si tienes que leer demasiado, probablemente deberías pasar a otra cosa.

Recuerda que tu tiempo es el capital más valioso. Si estás redactando un artículo sobre diseño web WordPress y te lleva una semana de lectura para escribir 1000 palabras, es probable que hayas invertido mucho más de lo que vas a ganar con ello. No quiero decir con esto que no debas interiorizarte y aprender sobre lo que te apasiona, todo lo contrario. Sólo no escribas sobre un tópico que no domines.

Finalmente, la revisión es otra tarea que todo escritor de antaño conoce muy bien y no será una excepción en este caso. Revisa el texto tantas veces como sea necesario hasta que no quede ni el más mínimo error, esa es la diferencia principal entre un profesional y un amateur.

Consejos para crear buenos contenidos

Este apartado será un poco más general, ya que cada redactor encontrará su propia manera de trabajar al final del camino y puede o no coincidir con la manera en la que hacemos las cosas en Nomlogo. Sin embargo, la voz de la experiencia es siempre algo valioso y, después de mucho tiempo trabajando en este sector, siempre me gusta compartir lo que he aprendido a lo largo de los años con mis lectores.

Crear un boceto

Muchas veces las ideas vienten en forma de un torrente agolpado sin ningún tipo de orden. En primera instancia parece sencillo sentarse y convertir todas esas ideas en palabras pero pronto te encuentras bloqueado y tienes que borrar y reescribir, cortar y pegar o incluso empezar un texto casi terminado desde cero porque no coincide con la imagen que había en tu cabeza.

Para evitar todo este trabajo en vano, lo mejor es elaborar un boceto con la estructura que tendrá el contenido a desarrollar. Coloca el encabezado principal, lo primero que te venga a la cabeza, no importa que sea estúpido o que se parezca demasiado a otras cosas que has leído, recuerda que es un boceto. Luego podrás volver y corregirlo. Lo importante es que, al tener la idea en papel (o en tu ordenador), será más fácil para ti darle forma.

Luego puedes colocar las ideas principales en forma de lista con bullets. Trata de resaltar en negrita las palabras que consideres más importantes. Haz que cada punto sea breve, no más de una o dos líneas, aquí no hay lugar para divagar.

Luego coloca los encabezados H2 y H3 que necesites y repite el proceso. Si te bloqueas o te quedas sin ideas, simplemente relee tu boceto, corrige aquello que consideres y ve si tienes nuevas ideas. Si crees que no tienes más información que poner, entonces debería estar bien, ya tienes una base sobre la cual trabajar.

Tomar notas

Durante el proceso de la creación del boceto, deberías añadir notas breves con sitios a los que tus lectores puedan acudir para ampliar la información, artículos dentro de tu web a los que puedes referirte y cualquier información adicional. Esto te servirá para tener lista una estrategia de enlazado interno y externo al momento de subir el artículo en la web. Siempre es mejor dejar los enlaces puestos desde el procesador de texto antes de subirlos a WordPress, ya que el editor Gutenberg, así como cualquier otro plugin que uses, los detectará inmediatamente y te ahorrarás un buen trabajo.

El uso de imágenes

Apoyarte usando imágenes para tus contenidos siempre es una buena idea. Puedes recurrir a sitios como Pixabay para encontrar imágenes de uso libre o imágenes CCO. En este tipo de sitios lo mejor es hacer una búsqueda en inglés, ya que conseguirás muchos más resultados, dado que la mayoría de los uploaders hablan ese idioma. Jamás uses imágenes de otros sitios que puedan tener derechos de autor a menos que cuentes con el permiso del propietario.

Siempre deberías usar al menos una imagen, la cual será la imagen principal que aparecerá en la portada y en el snippet de Google.

El Yoast SEO

Si ya has trabajado con WordPress seguro ya te has familiarizado con este plugin. Si estás pensando en contratar a un diseñador web WordPress o a un redactor, seguramente te solicitará que lo instales en tu web. Esta herramienta se ha vuelto un indispensable en prácticamente todos los sitios creados con este CMS desde hace ya varios años, y de seguro lo encontrarás muy útil.

Este plugin te ofrece un menú al final del editor de entradas donde te muestra una calificación con diferentes colores (verde, rojo o amarillo). El color verde quiere decir que el texto está listo para subirse a la web y posicionarse en los buscadores. El color amarillo indica que hay que hacer algunas correcciones y, finalmente, el rojo indica que algo va muy mal con el texto y es posible que tire abajo todo tu trabajo de posicionamiento SEO.

Encontrarás también una lista de recomendaciones y, al lado de cada recomendación, un botón con la forma de un ojo que te permitirá visualizar cuáles son las partes del texto que deberían corregirse o mejorarse. No sólo te ayudará a asegurarte de que tu texto cumple con los criterios para un buen SEO, sino que te servirá para tener una idea de cómo deben verse tus contenidos para que resulten atractivos para los usuarios.

Las recomendaciones incluyen factores como la extensión de las frases, el uso de palabras de transición, el uso de palabras clave, de encabezados, etc. Es importante que sepas que no debes seguir al pie de la letra todo lo que dice el Yoast, puedes tomarte ciertas libertades si tienes experiencia y sabes lo que realmente gusta a los lectores. Pero es bueno tener en cuenta sus recomendaciones, especialmente si te estás iniciando como diseñador web WordPress.

Cómo dirigirte a los lectores

La voz del redactor es siempre un factor determinante en la capacidad de tus contenidos de atraer a tu público objetivo. Debes tener muy en claro a qué clase de personas les hablas, cómo preferirían que alguien les hable. Como profesional, debes siempre mantener una imagen… profesional. Debes mostrar que sabes más que el usuario, que eres una autoridad, pero sin convertirte en un petulante.

En general es mejor el trato de tú a tú, así tengas un sitio de negocios B2B, pero, obviamente, no es lo mismo dirigirse a un SEO, que a un estudiante universitario veinteañero. Por ello, debes conocer el lenguaje de este público objetivo, más que el lenguaje, su jerga. Las personas no quieren a alguien que le hable con términos que no entienden, sin importar lo técnico que sea el tema que estás tratando. Si quieres conectarte con tu audiencia, debes describir sus problemas con las mismas palabras que ellos usarían.

Piensa que, cuando vas al doctor, si este te dice que tienes un politraumatismo en la zona occipital, probablemente no tengas idea de qué estás hablando. Ahora, si te dice que el dolor de cabeza viene de un golpe en la parte trasera del cráneo, probablemente entiendas de inmediato que ha sido a causa de ese porrazo que te diste al resbalarte en la ducha.

¿Te gustaría saber más sobre cómo crear buenos contenidos?

Si estás interesado en obtener información más específica acerca de la creación de contenidos para sitios web WordPress y otros temas relacionados con el diseño web WordPress, no dudes en ponerte en contacto con nosotros. Nuestro equipo cuenta con una amplia experiencia y podemos asesorarte en todo lo que necesites.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *